Publicidad

El 19 de Noviembre de 1880 el Congreso Nacional de la República del Ecuador, erige como provincia al Cantón Tulcán que se denominará Veintimilla y sus límites serán por el Norte los Estados Unidos de Colombia y por el Sur la orilla del río Mira hasta la confluencia con los límites de Esmeraldas es decir Mira forma parte de esta nueva provincia.

Luego de 25 años. La Ciudad de San Gabriel en el año 1905 es elevada a la categoría de Cantón y el pueblo de Mira conformó el nuevo Cantón Montúfar, en esta condición transcurrieron 29 años y el turno de emancipaciones, le llegó a la ciudad de El ángel y el 27 de Septiembre del año 1934 Mira formó parte del tercer Cantón Carchense de aquel entonces.

El carácter de la gente de Mira, que siempre buscó su progreso y que fue pionera en las luchas por conquistar la independencia económica de sus moradores, había hecho que en el año de 1947 una gran Hacienda, la de San Nicolás se parcelara y se constituya en la fuente principal de ingresos económicos de los vecinos de esta parroquia lo que permitió el cambio de vida de los Mireños.

La pobreza general de nuestra Nación, hacía que Mira sea desatendida en la mayoría de necesidades básicas: Luz, agua, vías, alcantarillado y otros. Lo que ocasionaba la migración y un deseo interno cada vez más intenso de autonomía con su cabecera cantonal.

Valiosa familias habían salido, conformando grupos de Mireños que se reunían en diferentes ciudades de la patria para conversar de cuanto extrañaban a su terruño y comentar lo que podían hacer por la tierra que los vio nacer.

El más organizado lo constituía sin duda la Colonia de Mireños residentes en Quito, un grupo muy homogéneo que hacía que estas tardes de charlas y recuerdos sean siempre muy amenas.

Olmedo Arboleda, Pedro Mosquera, Angelita de Herrera, Elisa Román, Jorge Arboleda, Abdón Mosquera, Marco Ulloa, Eulalia de Ruales, Lola Urresta, Ricardo Campo, Jorge Calderón, Maruja Fraga, Francisco Mafla, Washington Arévalo, Washington Burbano conformaban la directiva de esta Colonia y cada vez que alguna actividad particular o de grupo, los traía hacia Mira sufrían en carne propia de la carencia de los servicios elementales y compartían con los coterráneos este sentimiento de impotencia ante el abandono al que le tenía sometido el poder seccional.

En una de aquellas reuniones el 31 de Mayo de 1975 una idea casi descabellada surgió de Washo Arévalo, La Cantonización de Mira, al inicio todos lo tomaron hasta con incredulidad parecía una cosa tan difícil y lejana, pero poco a poco la iniciativa, fue tomando cuerpo y el 12 de Junio del mismo año fue moción aprobada y manos a la obra.

Ahora esta idea debería ser sembrada en el espíritu Mireño, para esto viajó una comisión para reunirse con el pueblo de Mira y el 22 de Noviembre del mismo año se logró conformar la Junta Cívica Pro cantonización que quedó integrada de la siguiente manera tratando de que exista la mayor representatividad de todos los sectores

  • Profesor Gustavo Jarrín Presidente
  • Señor Abdón León Vicepresidente
  • Sor Ana Altamirano Tesorera
  • Señor Alfredo Palacios Secretario
  • Hugo Arboleda Pro- Secretario
  • Jorge Urresta Vocal
  • Carlos Ramírez Vocal
  • Jorge Andrade Vocal
  • Luis Aníbal Carrera Vocal
  • Joaquín Cabezas Vocal
  • Segundo Paredes Vocal
  • Guadalupe Villagómez Vocal
  • Rigoberto Lara Vocal
  • Octaviano Navarrete Vocal
  • Julio Ruales Vocal
  • Victoriano Andrade Vocal
  • Comisión de Finanzas: Dr. Quino León, Señor Arsenio Ruales
  • Jaime Caicedo, Pedro Valverde y Carlos Mafla

La primera gran tarea que se propuso la novel Junta fue de concienciar a los habitantes de las parroquias que conformarían el futuro Cantón Mira sobre la importancia de este logro y se desplazaron a aquellos lugares comisiones para la recolección de firmas de adhesión. Completar la carpeta fue dura tarea sobre todo por los limitados recursos con que se contaba en aquel entonces, pero la abnegación y firmeza hizo que se lograra esta meta.

La documentación recolectada fue organizada y, conforman la carpeta: la solicitud propiamente dicha, un sin numero de oficios de todas las instituciones de Mira: Cooperativas, Instituciones Educativas, Autoridades locales, clubes deportivos y otros. A continuación una Monografía de la Parroquia de Mira que contiene una pequeña reseña histórica, un capítulo dedicado a los límites, a la hidrografía, clima, producción agrícola y pecuaria, centros de educación es decir, en 69 páginas un resumen de una gran esperanza.

En aquel tiempo gobernaba nuestro país una dictadura militar conformada por un triunvirato El General Guillermo Durán Arcentales, El Contralmirante Alfredo Pobeda Burbano y el General Luis Leoro Franco. Actuaba como Ministro de Gobierno y Municipalidades el Coronel Bolívar Jarrín Cahaueñas ante quien se presentó la carpeta el día 12 de Julio del año 1976 generando aún más la expectativa en el colectivo Mireño pues un primer gran paso se había dado y restaba esperar el informe, que la comisión de límites internos debería dar sobre esta aspiración

Toda gestión era válida los conocidos y personas con alguna influencia eran visitadas por sendas comisiones, en procura de que el informe sea favorable a la cantonización Pero ante esta acción la reacción no se hizo esperar, la población de El ángel también movían sus influencias pues consideraban que con Mira perdían la joya de las parroquias del Cantón Espejo.

La comisión de Límites internos en base a los informes presentados por el Prefecto del Carchi, El Gobernador y por disposición ministerial, y con el fin de verificar la realidad económica y social del pueblo de Mira , escuchar los planteamientos del municipio de Espejo y ponerse en contacto con las autoridades provinciales, Viajó a nuestra provincia los días 9 y 10 de Diciembre de 1977, Pero como de esta visita no hubo el oportuno aviso, cuando la dirigencia mireña se informó de la inminente llegada de esta comisión organizó presurosa una recepción encabezada por la Banda de músicos que en su desplazamiento hacia el encuentro con los comisionados, sufrió un accidente que cobró la vida de don Gustavo Yépez que se constituyo en el primer sacrificado de esta lucha.

La espera del informe tenía en vilo la inquietud colectiva, sueños e ilusiones se tejían en torno al futuro prometedor que se aspiraba si es que la comisión manifestaba afirmativo este documento. Hasta que el día de saber el resultado llegó y en la parte pertinente el informe dice lo siguiente:

“Por lo expuesto, esta comisión, en cumplimiento del mandato legal previsto en el artículo 2 del decreto 1189 de 28 de febrero de 1977. Somete por intermedio del señor Ministro de Gobierno a la ilustrada consideración del Gobierno Nacional, el presente informe, con la recomendación de que NO se de curso al pedido de cantonización de Mira”
Quito 28 de Febrero de 1978
Dr. Enrique León Palacio
Presidente Delegado del señor Ministro de Gobierno

Al llegar a conocimiento del pueblo de Mira este informe final, todos quedaron consternados, tantos sueños, tantas ideas, el trabajo desplegado por tantas personas, el sacrificio económico, personal y de tiempo habían sido en vano. Como un gran manto helado que cubría Mira la gente no atinaba a reaccionar, sentimiento de tristeza, humillación e impotencia corrieron por los rostros de niños, jóvenes y ancianos que veían en la cantonización un mejor futuro para ellos y que en esa fecha se truncaba y como un hachazo partía y terminaba en el suelo este anhelo Mireño.

Casi 3 años de infatigable labor llegaron a su fin los miembros de la Colonia de Mireños residentes en Quito y de la Junta Cívica pro cantonización de Mira, con la satisfacción del deber cumplido pero con la decepción de no haber llegado con el objetivo trazado y como un guerrero después de una batalla se retiraron y el pueblo en general, se resignó ante esta realidad y las tareas cotidianas continuaron

Los últimos intentos continuaban, se realizaron las gestiones postreras, pero la conclusión de la Comisión fue inapelable y el ímpetu y decisión iniciales fue resquebrajándose, como se va desvaneciendo un monolito, por la erosión permanente del cruel y persistente viento.

La vida en nuestro pequeño pueblo seguía desenvolviéndose apacible como siempre, entre las actividades cotidianas: la siembra, la cosecha, la trilla y la molienda.

De esta monotonía, rota a veces por hechos diferentes, nos vamos a ubicar en un momento, que influyó en este proceso histórico de la cantonización de Mira y es el siguiente:

Corría en la gente Mireña, aquel apego permanente al hacer cultural, y nació una iniciativa del maestro Leopoldo Padilla para crear un organismo que encauce este cariño a estas manifestaciones. Y fue así como el 2 de Febrero del año 1978, en plenas fiestas de la Virgen de la Caridad el Presidente de Casa de la Cultura Ecuatoriana, Doctor Galo Rene Pérez, posesionaba a la directiva de este proyecto piloto a nivel nacional como fue la Comisión Rural de Cultura de Mira, que se constituyó en la pionera del rescate de los valores culturales de la población y quedo conformada así.

  • Leopoldo Padilla: Presidente
  • Guadalupe de Arboleda: Vicepresidenta
  • Wilson Rivadeneira: Tesorero Y los vocales
  • Ulpiano Caicedo
  • Julio Bracho
  • Galo Carrera
  • Campo Andrade
  • Cecilia de Rivadeneira
  • Paz Victoria Palacios
  • Daniel Ulloa
  • Jorge Reyes
  • Dolores Robalino
  • Guillermo Mafla y
  • René Vega

fueron los iniciadores de esta primera experiencia mireña en la cultura

De los pastores de almas existe un personaje importante, que no sólo cuidó su rebaño espiritual, sino que fue partícipe de las grandes conquistas de este pequeño rincón carchense. El reverendo padre Galo Rosero Navarrete, Sangabrieleño de nacimiento, pero Mireño de corazón. Un sacerdote que estuvo sintonizado con las más íntimas aspiraciones del hombre y la mujer mireños.

En épocas no muy alejadas las autoridades civiles eran las que imponían con su empeño el desarrollo o el retroceso de los pueblos, Mira siempre tuvo como tenientes políticos a personajes que se destacaron por su amor a la patria chica y un ejemplo de ésto, es otro personaje que debe ubicarse en este proceso el señor Abdón León Muñoz.

Del trámite truncado de la cantonización, pocas personas a veces se acordaban, incluso había la firme decisión de los pioneros de la cantonización de: en acto público hacer la entrega de toda la documentación, para que las futuras generaciones retomaran en un nuevo intento la ansiada independencia política de nuestro terruño.

El tiempo inexorable continuaba con su avance, el triunvirato militar había llamado a elecciones y comenzaron a aparecer los candidatos para presidente de la república, diputados nacionales y provinciales.

En una de aquellos actos proselitistas, visitaron al padre Galo Rosero el Dr. Polibio Córdova y a este acompañaba un capitán de navío retirado: Alfredo Obando Navarrete, entre los temas de conversación, no podía faltar aquel de la negativa gubernamental a nuestra más cara aspiración.

Coincidencias del destino, El Capitán Obando en sus tiempos de Marino activo, había sido compañero de quien en aquel entonces desempeñaba las funciones de Ministro de Gobierno: El Vicealmirante Víctor Hugo Garcés Pozo y la propuesta fue clara: Reiniciemos el proceso de cantonización pues como se trataba de una dictadura, se podía pasar por sobre el informe desfavorable si existía la voluntad de quienes gobernaban el País y se debería aprovechar la oportuna amistad de los mencionados amigos de Mira.

Con esta nueva esperanza, El llamado, a tomar nuevamente la bandera de lucha, se realizó. El señor Abdón León que en su calidad de vicepresidente de la Junta Cívica y ante la ausencia, por su cambio de lugar de residencia del titular, tomó junto al Padre Galo Rosero la iniciativa de convocar a las fuerzas vivas del Pueblo Mireño, la respuesta fue decepcionante, al parecer el desgaste emocional del primer intento, hizo que la mayoría de habitantes no acudiera a este llamado, pues ni siquiera la totalidad de miembros de la pujante junta cívica acudió a esta nueva clarinada.

De los asistentes a esta reunión un grupo de Jóvenes de aquel entonces y que no se conformaban con el statu quo, tuvieron la iniciativa de llamar a quienes habían comenzado a tener una destacada presencia: La comisión rural de cultura de Mira, cuyo presidente el profesor Leopoldo Padilla y los demás miembros pusieron inmediatamente al servicio de los asistentes su apoyo a este anhelo.

Dos intentos más de reuniones para reactivar el empeño de los Mireños por su cantonización, fueron un total fracaso, entonces: El Profesor Leopoldo Padilla, Don Abdón León y El Padre Galo Rosero tomaron una resolución, que hoy la vemos justificada, hacer que este proceso de cantonización se lo siga tramitando bajo el conocimiento de un número reducido de personas, para que inclusive no se alerte a los enemigos de nuestro anhelo y así se hizo.

La juventud Mireña que en aquel entonces, cursaba sus estudios superiores en la Universidad Central del Ecuador y que para acompañar en este empeño se había organizado como la: Asociación de estudiantes Mireños residentes en Quito tenían como presidente a John Pule, y estaban José Padilla, Lourdes Muñoz, Miguel Palacios, Paco Lara, ángel Ulloa, Bayardo Mena, Rosita Padilla, Alfonso Mafla, Edgar Palacios, Cecilia Ramírez, Olga Valverde, Johnny Padilla, Julio Ulloa, Iván Trejo y otros.

Para que se tramitara el nuevo proyecto de cantonización en el Ministerio de Gobierno, era necesario otro informe de la comisión de límites internos, pero había el antecedente, del anterior informe negativo y allí fue necesario el apoyo de los amigos de Mira, En ese entonces ejercía las funciones de Rector de la Universidad Central, el Dr. Camilo Mena, la amistad y la afinidad ideológica que mantenían con los integrantes de la Asociación de Estudiantes Mireños hizo que esta gestión fuera exitosa.

Es grato recordar la total apertura de la máxima autoridad de la Universidad con los Mireños, con sus influencias y la del Dr. Cesar Muñoz Llerena obtuvieron del Ministerio de Gobierno la primera firma Ministerial del decreto de cantonización.

El nuevo proyecto de cantonización iba viento en popa, La estrategia escogida de que sólo un pequeño grupo estuviera al tanto de las gestiones, estaba dando resultado, El Padre Rosero, El Profesor Padilla, El Señor León, visitaron al Cardenal Mireño Monseñor Pablo Muñoz Vega y el dirigió una carta al Vicealmirante Alfredo Poveda Burbano Presidente del Consejo Supremo de Gobierno y que en su parte principal dice:

“Por ser Mira el lugar de mi nacimiento, y de mi primera educación, me siento en el deber de asociarme a la gestión que realiza el comité para el logro de su justa aspiración y me permito dirigirme a Ustedes para solicitarles se dignen dar su deferente apoyo a esta iniciativa que creo redunda en beneficio de la Provincia del Carchi y de la Patria ecuatoriana. Muy atentamente.
Pablo Muñoz Vega
ARZOBISPO DE QUITO”

Se iba construyendo poco a poco este anhelo sobre bases que parecían firmes, todo marchaba positivamente, la colectividad Mireña, ajena a este proceso histórico, no amagaba ninguna reacción, es más la sorpresa parecía, tomaría aletargados a nuestros coterráneos.

El Cambio de Gobierno se avecinaba (10 de agosto de 1979), el decreto de cantonización que tantos sacrificios había costado a este esforzado grupo de patriotas se hallaba en el escritorio del triunvirato militar. 4, 5, 6, 7,8 de Agosto y nada, el apresuramiento del Consejo Supremo de Gobierno por entregar el poder al sucesor, hacia que nuestro proyecto ni siquiera sea mirado, y allí surge otro gran amigo de Mira. El Dr. Galo Rene Pérez, presidente de la Casa de la Cultura, que por su alto cargo tenía acceso hasta donde los miembros de la Dictadura,

El Profesor Leopoldo Padilla, presidente de la Comisión Rural de Cultura de Mira, acompañado del Padre Rosero y del señor Abdón León. Acuden donde el Dr. Galo Rene Pérez a explicarle la situación y el les manifiesta que en ese preciso día 9 de agosto, tenía una audiencia, en la cual los triunviros firmarían los decretos, en que designaban a los triunfadores del premio Eugenio Espejo.

El Dr. Pérez aprovecharía la oportunidad y solicitaría la firma en la cantonización de Mira.

La Felicidad se veía en los rostros de estos grandes hombres, en el Palacio de Carondelet, donde se desarrollaba la ceremonia protocolar del cambio presidencial, el decreto ingresó a la oficina del General Luis Leoro Franco en manos del Dr. Pérez y salió firmado, luego al despacho del Vicealmirante Alfredo Poveda y también lo firmo, faltaba el General Duran Arcentales, unos a otros se miraban los Mireños y no podían contener la emoción que les causaba esta espera que parecía llegar a su fin y de una vez por todas coronar tanto esfuerzo y salió el Dr. Galo Rene Pérez y en sus manos traía el decreto, su semblante triste y serio hacia notar que no había tenido éxito.

Como un documento importante de esta circunstancia histórica, reposa en el archivo de la familia Padilla Ulloa el original de este decreto.


CMdecretoa

Decreto de Cantonización de Mira
Presione sobre la imagen para ver el documento completo

Esta fue la segunda ocasión que el sueño de Mira se quedaba a tan sólo un pequeño trámite, la comisión regresó triste, pero como la ciudadanía no estaba enterada de estas gestiones, la pena no se generalizó, sólo hizo mella en estos personajes, que fueron como los receptores únicos de esta otra gran decepción.

Luego de dos intentos fallidos, y el último apenas por que faltó la firma de un integrante del Triunvirato militar, hizo que la ilusión de la cantonización de Mira volviera a renacer en las mentes de los Mireños, en las últimas elecciones no faltaron las promesas de campaña de quienes, cantonizarían nuestro pueblo como primera acción de su gobierno, otros mas cautelosos, los candidatos a la diputación provincial, para evitar la perdida de votación del pueblo que se oponía, no ofrecieron nuestro deseo anhelado, pero la llegada del régimen democrático avivó esta aspiración ciudadana.

Triunfó el Abogado Jaime Roldós Aguilera, a la Presidencia de la República, se posesionó el 10 de Agosto de 1979 un día después de nuestro truncado proyecto.

Los primeros pasos democráticos, ponían a prueba la capacidad política de los partidos, que después de una prolongada época de dictaduras, retomaban las riendas de los destinos republicanos, como resultado del choque ideológico y de concepción de la finalidad de un gobierno, se abrieron distancias enormes entre aquellos de la vieja clase política y la del novel presidente, una pugna de poderes se implantó en la Patria, un tira y afloja que a nada conducía.

En medio de esta situación política, la dirigencia cantonal de Mira, con el apoyo popular, emprendían un tercer intento de cantonización, como podemos recordar: El primero, terminó con el informe negativo de fecha 28 de Febrero de 1977 de la Comisión de límites internos del Ministerio de Gobierno y que fue encabezada por la colonia de Mireños Residentes en Quito y la Junta Cívica pro cantonización de Mira.

El Segundo intento lo llevaron adelante un pequeño grupo de patriotas bajo el liderazgo de el profesor Leopoldo Padilla, el Padre Galo Rosero, el señor Abdón León, La Colonia de Mireños y una pujante juventud estudiosa agrupados en la Asociación de Estudiantes Mireños residentes en Quito con la colaboración de inolvidables amigos de Mira como el Dr. Camilo Mena Rector de la Universidad Central y el Dr. Galo Rene Pérez Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana que culminaron su tarea el 9 de Agosto de 1979.

Nuevas personalidades aparecieron para comenzar esta nueva jornada de lucha, las relaciones políticas que se iniciaron, producto de este proceso, hicieron que en fecha 8 de Septiembre del año de 1979, una gran caravana motorizada, se dirigiera hacia la flamante Cámara Nacional de Representantes, para acompañar al Dr. Jaime Hurtado Gonzáles, Representante Nacional, en la entrega del Proyecto de Decreto de Cantonización de Mira, la alegría del pueblo, acompañado con la banda de músicos, daba rienda suelta a su emoción en los patios de esta institución democrática, tomó la palabra el profesor Padilla llamando a la unidad de los Mireños y solicitando no dejar de bregar en este nuevo intento.

 

Los contactos se intensificaron: todos aquellos que tenían amigos en la Cámara de Representantes comenzaron a influenciarlos para que apoyaran esta justa aspiración parroquial, el Dr. Marco Ulloa León a sus amigos los representantes orenses, los Mireños residentes en Ibarra a los diputados Imbabureños El Dr. Ruiz a los Congresistas de su partido, Don Dimas de la Cadena en aquel entonces Director Nacional de CFP influyó en sus coidearios, en fin la tarea había comenzado de nuevo.

Presidente de la Cámara Nacional de Representantes, era el Sr. Asaad Bucaram, hombre de gran sapiencia, producto de su dilatada trayectoria política. La dictadura hizo todo lo posible para que este hombre de origen Libanés, no fuera candidato. Presidía la comisión de lo laboral y social de la misma, el Dr. Marco Proaño Maya, Representante de la provincia de Imbabura, quien desde el inicio tomo como suyo este proyecto para llevarlo adelante.

Las cosas no podían estar encaminadas de mejor manera, la empatía del Dr. Proaño Maya con los Mireños gracias a su amistad con el Dr. Pedro Mosquera, vecinos del Barrio de San Juan, apresuró el tratamiento del proyecto de cantonización, en la comisión de lo Laboral y Social, y todo quedó listo para su lectura y aprobación final en la Cámara Nacional de Representantes, mientras tanto en la casa del pueblo en Mira se sucedían las reuniones del pueblo, pues no se debería dejar ningún detalle suelto para cuando sucedieran estos eventos, y la presencia popular es importante para obtener decisiones favorables.

Una comunicación del Dr., Proaño Maya alertó al pueblo de Mira, el día del tratamiento del proyecto de cantonización había llegado, en el orden del día del 7 de agosto de 1980, se encontraba incluido este trámite legislativo, y en otra gran caravana motorizada el pueblo de Mira se trasladó a Quito.

El hábil Asaad Bucaram al mirar la gran concurrencia Mireña que se apostó en la barra alta del Congreso inició el tratamiento y la aprobación unánime del tema.

Cantonización de Mira

Mireños fuera del Congreso Nacional, luego de la aprobación del proyecto de Cantonización (Diario el Comercio)

El Decreto aprobado por la Cámara de Representantes, fue enviado a continuación, al despacho del presidente Jaime Roldós, para su sanción respectiva, de acuerdo con la ley la primera autoridad de país tiene15 días, para sancionar positivamente o negar lo resuelto por la Cámara.

Una coyuntura histórica, podía nuevamente hacer que este tercer intento de cantonización fracase, la pugna de poderes entre el Legislativo liderado por Don Asaad Bucaram y el Ejecutivo del Presidente Roldós, hacía prever un desenlace insospechado, nuevamente se pensó en una persona que ayude a salvar este inconveniente, y sin pensarlo dos veces Don Leopoldo Padilla, El Señor Abdón León y el Padre Galo Rosero, se dirigieron al palacio Arzobispal, que era la residencia de el Cardenal Pablo Muñoz Vega. Hijo predilecto de esta tierra que lo vio nacer, una vez que escuchó la necesidad de su intercesión con el Presidente, se retiró a su despacho, en donde redactó una carta manuscrita, que debidamente lacrada, fue entregada al profesor Padilla para que la hiciera llegar al destinatario.

Se presentaba otro inconveniente, la carta del Cardenal estaba en las manos de la comisión Mireña ¿pero quien llevaría la misiva a Roldós?

El Dr. Marco Proaño, diputado de oposición al régimen, en un gesto de desprendimiento político, se ofreció a llevarla aprovechando las fiestas Patrias y se la entregó en una reunión social que la presidencia había preparado por el 10 de Agosto.

Los días continuaron pasando, de pronto llegó la tan esperada noticia, el presidente Roldós invitaba a su despacho a una delegación de Mireños, para hacerles partícipes de la sanción positiva a este anhelo tan esperado, y es así que el día 18 de Agosto del año 1980, en una nueva demostración de unidad de la gran familia Mireña se organizó, pero esta vez con la alegría de saber que su entrañable deseo iba a ser una realidad, una gigantesca caravana, de todos los carros disponibles rodaba hacia Quito , después la gente caminando, encabezados por la infaltable banda de músicos se apostaron en el Parque de la Independencia, la comisión ingresó al despacho presidencial, y según una fotografía de este acto inolvidable, tomada por el Ing. José Padilla, consta Junto al Presidente Roldós El Profesor Leopoldo Padilla, El Dr. Pedro Mosquera , La Sra. Lola Urresta, la señora Leticia de Mosquera., la Sra. Elisa Rubio, El señor Jorge Arboleda, El Dr. Marco Ulloa, El Padre Galo Rosero, El Sr. Abdón León, La Sra. Amparito Padilla, El Sr. Alonso Ramírez, El Dr. Wilfredo Lucero y El secretario de la Administración pública Román Armendáriz.

 
Cantonización de Mira, Despacho del Presidente Jaime Roldós A.

Mireños que asistieron a la firma del Decreto de Cantonización de Mira,junto al
Presidente Jaime Roldós Aguilera

Una vez en el despacho presidencial, al presentar el saludo de rigor y la solicitud de las fuerzas vivas de la hasta ese día, parroquia de Mira que estuvo encomendado al Señor Padilla, El Presidente Jaime Roldós en su respuesta dijo:

“Firmo este decreto en honor a la solicitud de un Ilustre Mireño, su Eminencia el Cardenal Pablo Muños Vega” y puso el ejecútese en el decreto.

Cantonización de Mira

 Firma del Decreto de Cantonización de Mira, por el Presidente Jaime Roldós Aguilera

La Alegría de los coterráneos era indescriptible, pensar que se había conseguido este esperado anhelo, de la euforia del festejo inicial y siguiendo el camino hasta el barrio de San Juan, lugar de residencia del Dr. Marco Proaño Maya el pueblo de Mira llegó a presentar su saludo de agradecimiento,


Cantonización de Mira

Festejo de los mireños junto al Dr. Marco Proaño M. luego de la firma del decreto de Cantonización de Mira en el Barrio San Juan en Quito

El regreso a Mira fue urgente, las pocas personas que se habían quedado en la parroquia, han preparado arcos y flores para engalanar la población y así expresar su alegría, conforme los vehículos llegaban, la fiesta se hacía mas grande, el festejo se ameritaba y la felicidad desbordaba el corazón de esta gente luchadora.

Como dice el refrán: “a todo señor todo honor”, el pueblo de Mira preparó un acto de agradecimiento a uno de los artífices de este logro, el 28 de agosto el Dr. Marco Proaño Maya, recibió de la población entera una muestra de gratitud imperecedera, como a ningún benefactor de nuestra tierra se le ha prodigado

Cantonización de Mira

 Homenaje al Dr. Marco Proaño Maya  en Mira

Pasó la euforia de los festejos, había que ir pensando cómo se debería organizar la nueva administración municipal y llegaron las primeras elecciones del nuevo cantón Mira, El Dr. Proaño Maya y la Colonia de Mireños Residentes en Quito auspició una lista de candidatos que encabezaba la Sra. Guadalupe Villagómez de Arboleda.

Otra  lista de candidatos del  MPD, que por afinidad ideológica,  presentaron los estudiantes universitarios.

Y una lista que la encabezaba el Profesor Leopoldo Padilla y que la conformaban la Sra. Paz Victoria Palacios, el Prof. Campo Andrade, el Prof. Carlos Caranqui, el Prof. Galo carrera, el Prof. Alonso Tadeo y Sr. Hugo Mena.

De los resultados de esta elección que fue ganada abrumadoramente por la lista del Maestro Leopoldo Padilla Vallejo, quedó demostrado el reconocimiento que el pueblo de Mira hizo a sus dirigentes, que llevaron a feliz término este gran anhelo de un terruño que lo único que ansiaba era el progreso de sus habitantes y de las futuras generaciones.


Cantonización de Mira

 Primer Concejo Municipal de Mira

Han Pasado 34 años de esta gesta gloriosa, desarrollada por todos los habitantes de este girón patrio, lleno de mujeres y hombres que todos los días trabajan para ver mejores días para su familia; el principal ejemplo que nos dejan estas epopeyas, es que los grandes logros, únicamente se consiguen con la unidad, y despojándose de todo afán de figuración, por que las personas siempre identifican y apoyan a sus verdaderos líderes.

Autor: Sr. Jhonny Padilla Ulloa

GALERIA FOTOGRÁFICA DE LA CANTONIZACION DE MIRA

 

 

Compartir
  • gplus